Varias semanas después de la resaca del Black Friday nos encontramos con otra semana bien marcada en nuestros calendarios, y en nuestras carteras. Hablamos de la Navidad.

Y es que, en esta fecha tan señalada, el número de compras que realizamos se dispara completamente.

Pues bien, como somos conscientes (y partícipes) de ellos, quiero compartir contigo mi experiencia de compra con la marca gallega, Bimba y Lola.




Tras una década en la que el reconocido galgo haya recorrido, no sólo la geografía española, sino también fuera de nuestras fronteras, era hora de poner a prueba a esta marca que ha conseguido afianzarse como marca de lujo, pero asequible al bolsillo entre las mujeres de 25 a 45 años.

Antes de comenzar, resaltar que no, Bimba y Lola no pertenece ni mucho menos a la conocida modelo Bimba Bosé, sino a las sobrinas del conocido Adolfo Domínguez, María y Uxía Domínguez, quienes decidieron utilizar el nombre de las mascotas de una de ellas para bautizar a su marca.

¡Comenzamos! ¡Descubramos la experiencia de compra online con Bimba y Lola!

En primer lugar, nos encontramos con una web muy en la línea estética y acorde a sus tiendas físicas, con colores y con ese punto divertido e irónico de estampados que se mezclan con sus diseños más básicos.

Web

Una vez hayamos buceado a través de la web, observaremos suculentos descuentos, no sólo porque nos encontrásemos en pleno Black Friday, sino que cuentan con estos descuentos de manera permanente, incluso ahora, en días de navidad donde muchos nos quebramos la cabeza en encontrar el regalo perfecto a un precio asequible.  ¡Genial!

Elegido el producto que queremos, lo añadimos a nuestra cesta y pasamos a la pasarela de compra, que más rápida e intuitiva no puede ser. En una única pantalla nos pedirá que introduzcamos el código descuento, en caso de que contemos con alguno; que facilitemos nuestro usuario, si no tenemos uno en ese momento podremos creárnoslo; y que introduzcamos la forma de pago que deseamos, ya sea mediante tarjeta, VISA o Master Card, o paypal. ¡Listo! Ya sólo nos quedará confirmar el pago y esperar a recibir nuestro pedido. ¡Ojo! El coste del envío estándar es gratuito para aquellos pedidos que superen los 50€.

Producto

Cesta

Pedido

Si realicé mi pedido un sábado, lo recibí el siguiente viernes de la mano de MRW. ¡Pasemos al unboxing!

Recalcar algo que me llamó mucho la atención. A diferencia de otros pedidos que he realizado de manera online, Bimba y Lola cuida hasta el más mínimo. Si bien los pedidos siempre vienen protegidos por el típico plástico de la empresa de envío, el de Bimba y Lola viene en una caja blanca impoluta donde sólo hay una pegatina con los datos del destinatario, nada más, ni siquiera de qué empresa procede o el típico logo. Nada.

Caja Blanca

Abierta esta, encontramos la característica bolsa blanca de Bimba y Lola que siempre nos dan cuando compramos algún producto de la marca en un establecimiento físico.  Dentro de ella, protegido por una bolsa negra súper chula, que sin lugar a dudas daremos una segunda vida, encontramos nuestro pedido, en mi caso un bolso, y un sobre con el sello de la marca que contiene los detalles de nuestro pedido y los pasos a seguir en caso de que no estemos contentos y queramos devolverlo.

Caja abierta

Bolsa Bimba y Lola

Bolsa negra Bimba y Lola

Bolso Bimba y Lola

Sin lugar a dudas, me ha parecido una experiencia brillante en la que hasta el más mínimo detalle está pensado y cuidado para que el consumidor reciba el cuidado óptimo que se merece. Desde la navegación a través de la web, con una usabilidad excepcional; hasta el momento de recibir nuestro pedido, donde el consumidor recibe un producto cuidado y bien empaquetado; sorprendiendo y destacando frente al resto de competidores que tienen en el mercado.

¿Qué te ha parecido la experiencia de compra con Bimba y Lola? ¿Sueles adquirir productos de esta marca?